jueves, marzo 29, 2007

Novomancer y el Autor

Sin una sola palabra de por medio el Autor atacó, de sus manos brotó un torrente de energía color púrpura, extraída de la escencia de su dañada creación. El extraño vestido de blanco conjuró una pared de energía luminosa que difuminó con cierto esfuerzo el ataque del Autor. De entre la espesura saltó un tigre azul, sus garras completamente descubiertas y su hocico abierto en una mordida mortal. Con un rápido movimiento el desconocido desenvainó su espada y esquivó al tigre para después clavar su espada en el cuello de la bestia, partiendo bellísimas escamas al hundir la reluciente hoja.
El rostro del Autor se deformó en una mueca de ira mientras sacaba de su pesada túnica un libro elegantemente empastado y una bellísima pluma de tonos azúles y negros. Preguntando a su plano desacrado el nombre del corruptor de su obra, del asesino de su guardián, el Autor decidió utilizar su más grande poder, el poder de la palabra.
Con movimientos elegantes el Autor escribió

Novomancer cae muerto
Al instante el hombre de la túnica blanca se detuvo como en trance, sus ojos se pusieron en blanco y sin más cayó muerto.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Marya Giov...!! said...

un violeta por aquí, del añil al difuminado magnicidio. atractiva atmósfera.... estamos cerca del final?

10/4/07 11:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home