martes, noviembre 21, 2006

Tercer Edicto de Kerath

Pueblo de los malditos, raza condenada, hijos del oscuro Infierno, escúchenme.
La hora está próxima, la guerra se avecina. En medio de la tormenta el mal se alzará de nuevo, los estandartes de fuego y gritos y lágrimas se levantarán una vez más, los cielos se tornarán rojos en la tormenta de azufre y ceniza que yo traeré. Habrá dolor, habrá peste, habrá sufrimiento e infección y todo lo que no me reverencie será aplastado bajo nuestro yugo.

Yo, su amo, les mando una última cosa: ¡ÓDIENME!

Yo soy odio, aliméntenme, háganme más fuerte, llévenme a la inmortalidad, alábenme como su dios, el dios del odio, el destructor, el desacrador, el maldito entre los malditos, el traedor de infección y peste, el azote, el mal.
Mancilladores de lo sublime, marchen ya a la tormenta, entren ya y llénense de cólera, denme el poder del salvaje odio que los llena, llenen sus mentes de locura y hagan de su amo su dios.
Los mundos caerán, las tierras llorarán sangre y fuego, los inocentes serán condenados, las espadas y las lanzas se teñirán en ríos de lágrimas y bajo el rojo estandarte de la flama y la sangre....

¡KERATH A NOSOTROS VENDRÁ!

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Mondblume said...

¿Sombra eterna será?

30/11/06 5:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home