martes, marzo 14, 2006

Huauzontle con Dedicatoria

Cierto día en que un cuervo negro regresaba a su hogar, volando sobre la arena negra, una pequeña muy linda recibió un paquete...
-¿Qué será?- se preguntó la pequeña.
Desprendió una pequeña nota que venía atada a la caja con un listón naranja.
"Hola pequeñita, espero que te guste este regalo, iba a mandarte el infinito pero no lo encontré, entonces te mandé esta cajita junto con un buffet de besos de sabores." Ella sonrió y extrañó al vagabundo de la estatua de marfil.
Grata fue la sorpresa cuando abrió la caja.
-¡Huauzontles!- exclamó con gran alegría. -Con todo y todo al fin encontramos un buen martes....-

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Mondblume said...

No recordaba la belleza de este escrito... precioso marius.

2/8/08 1:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home