viernes, agosto 24, 2007

Décima Crónica. Planes de Campaña

-Continuaremos con nuestra estrategia sobre Belmar.- dijo Kerath a sus cuatro generales, reunidos en consejo. - Felzar y Agrathab apoyarán a Davath en la toma de la Academia de Magia. Tengan cuidado, en Belmar tienen un gusto por la manipulación de la mente y los sentidos. Protejan a mis hombres, no toleraré que mi gente muera por descuidos estúpidos ni por traiciones inducidas.
Norgrad llevará la retaguardia de mi contingente en la toma del palacio. Espero una guardia más numerosa que la de Jorflang pero no tan hábil, aún así no se confíen, mátenlos rápido.
¿Alguien tiene algo que decir?-

-Señor.- dijo Felzar con una reverencia. - ¿Qué hay de los rumores de un ejército que se nos opone? Según reportan mis espías los reinos están unificándose y en los últimos días ha habido una actividad inusual en los accesos de la ciudad. Todo indica que saben que vamos para allá.-

-Quien se oponga morirá.- dijo terminalmente Kerath.

-Mi Señor, los reinos de Teluria arden como hojas secas bajo su majestad.- dijo Felzar repitiendo su reverencia. -Pero si todos se han unido nos superarán masivamente en número.-

-Reunan a todas las legiones.- dijo Kerath.- Todo aquel que vista el negro y el carmesí de mi estandarte deberá marchar a nuestro encuentro. Atacaremos Belmar cuando el ejército entero esté reunido. Convoquen también a los mercenarios.-

-Señor, han llegado noticias de los mercenarios que cuidan los pueblos pequeños. Reportan bajas enormes y baja moral entre los hombres.- dijo Agrathab. -Dicen que dos hombres han embozcado a varias compañías, sólo unos pocos sobrevivieron y esparcieron la noticia.-

-Escoria inútil.- dijo Kerath con desdén. - Reúnanlos, marcharán en la línea frontal por inventar rumores estúpidos o, peor aún, dejar que dos acaben con cientos..-

-Señor.- dijo Norgrad con voz profunda, misterioso, desde su nube de sombras. -Si todos los ejércitos se han reunido en nuestra contra deberíamos aprovechar más el renombre y la reputación que nos hemos creado. En especial usted, Señor de las Tinieblas. Podría conjurar un horror alado, traerlo del más profundo pozo del infierno, o domar un dragón vil y poderoso para que sirva su voluntad y siembre terror sobre el ejército enemigo, en lugar de la nube oscura en la que acostumbra viajar.-

-Mi sola presencia intimida más que cualquier bestia. -

Norgrad hizo una reverencia y guardó silencio, pues sabía que lo que Kerath decía era verdad.

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger Thade said...

Un briefing de mision digno de un gran general, intimidacion es lo que los pussies mages necesitan

27/8/07 6:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home